3 - Dies Irae -Amantes Amentes- (RESEÑA TURRRBO)

Resultado de imagen para dies irae amantes amentes
El gran guignol está a punto de comenzar...

Buenas, hoy vengo a hablar de una novela visual que me gusta mucho.


¿Pero qué es una novela visual?


"Una novela visual es un género de videojuego de aventura conversacional que presenta mayormente imágenes estáticas, usualmente con características artísticas de anime (aunque también puede ser opcional) . Estos están particularmente centrados en una historia, o contienen en sus escritos una narración similar a la de una novela. Las novelas visuales se diferencian de otros tipos de juegos por su jugabilidad extremadamente mínima. Generalmente la interacción del jugador en su mayoría se limita a dar clic para mantener el texto, gráficos o sonido en movimiento (algunos juegos recientes ofrecen la posibilidad de dar reproducir o adelantar haciendo esto incluso innecesario)."



Katawa Shojo

Generalmente, pero no siempre, las novelas visuales dejan al jugador tomar decisiones que afectan lo que sucede en el argumento. Por ejemplo, decirle algo a un personaje o tomar una calle distinta a lo normal puede cambiar muchas cosas en el futuro de la trama. La idea se procesa más fácil si alguna vez leíste uno de esos libros de "Elige tu propia aventura" 


La mayoría de las novelas visuales, para estructurar su contenido de una manera comprensible, están organizadas en "rutas", que serían como tramas que corresponden a un elemento o personaje del argumento que va a recibir foco de acuerdo a las decisiones que tomaste. Cada ruta suele tener varios finales también afectados por tus decisiones, y cuando completas todos, es momento de experimentar otra ruta y repetir el proceso hasta que lees todo el contenido de la novela



Fate/Stay Night


Hay, por supuesto, novelas visuales que involucran ningún tipo de toma de decisiones y basan su atractivo en una historia más tradicionalmente lineal siendo apoyada por la música y las imágenes.


Sinopsis.





En medio del ataque de las fuerzas soviéticas sobre Alemania en 1945, un grupo muy selecto de agentes militares del Tercer Reich comienzan a matar tanto enemigos como aliados en medio del calcinado campo de batalla. Estos individuos, conocidos como la Longinus Dreizehn Order, la mesa redonda de obsidiana, están buscando conseguir una enorme cantidad de almas para un ritual siniestro que es solo el comienzo de sus misteriosos planes.


Gotz y Eleonore
Wolfgang Schreiber


Mientras Eleonore von Wittenburg, Wolfgang Schreiber y Gotz von Berlichingen comandan este enorme ataque destructivo sobre su tierra madre, una figura misteriosa vigila en lo alto, viendo que su plan está siendo ejecutado a la perfección y le declara unas aterradoras palabras a las almas perdidas en aquella batalla; tanto las aliadas como las enemigas. Les asegura que sus muertes no serán en vano, pues serán el aceite principal del motor de la guerra contra el cosmos mismo, una guerra que tendrá el propósito de romper las cadenas de la presciencia y el deja vu, de cortar el eterno retorno bajo el que el universo ha operado desde hace una eternidad.



Ren Fuji y Kasumi.


Sesenta años despues de esta tragedia, en la ciudad de Suwahara, el joven Ren Fuji, quien luego de una letal y salvaje pelea de puños con su mejor amigo, Shirou, sale de meses de estar hospitalizado, poco a poco se dará cuenta que los fantasmas de aquella vieja guerra harán su regreso para sembrar el terror en el reino de los mortales. Ren, quien es arrastrado contra su voluntad a una recreación de la masacre en Berlin, deberá sacrificar su humanidad para proteger su ideal de una escolar vida pacifica y descubrir los secretos de su pasado, la ciudad e incluso de las personas que considera más cercanas a él..


Reseña

Dies Irae tiene cuatro rutas que deben ser leídas (o jugadas, como gustes) en orden para que las revelaciones de la trama tengan un flujo coherente y el rompecabezas detrás del aparentemente simple argumento se revele en su totalidad. Este es el orden recomendado:



Kasumi > Kei > Marie > Rea



La primera ruta es la de Kasumi y sirve como una introducción a los elementos más característicos del universo narrativo donde Dies Irae transcurre. Kasumi es la amiga de la infancia de Ren y por lo tanto, es la persona que más lo conoce junto con Shirou. Se hace muy obvio desde el inicio que Kasumi quiere ser más que amigos con Ren, pero nuestro protagonista puede ser tan amigable como una pedrada en los dientes. 

Kasumi


La ruta es bastante entretenida y en mi opinión tiene éxito sirviendo como un disparador de las otras, el problema es que, al ser la primera, tiene que contenerse y bajar la escala para que las otras puedan brillar en todo esplendor; aún así hay peleas bastante buenas, fragmentos importantes de backstory, y el final es deliciosamente trágico. 


La segunda ruta en el orden de lectura es Kei Sakurai. Kei es una chica de la edad de Ren que se ve obligada a trabajar con los villanos de la novela debido historia de su familia con la rama ocultista de los nazis y para cumplir un desesperado deseo.

Kei y su reliquia, la espada llameante Hihi'irokane.

A nivel de historia, es bastante mejor que la de Kasumi, tiene peleas muy bien armadas, y así como su predecesora, muestra aspectos muy importantes del trasfondo de los villanos. Kei es un personaje bastante humano que puede caerle agrio a muchos lectores, pero yo creo que su historia familiar y todo lo que le sucedió a lo largo de su niñez justifica su comportamiento y su relación con Ren. Mi único problema con esta ruta es su apurado final.


Marie es la tercera ruta. Esta chica rubia es el "espíritu" que representa a la guillotina y está varada en una extraña playa que existe más allá de la vida y la muerte. Marie es bastante inocente, ya que su contacto con el mundo exterior es sumamente limitado y en el transcurso de la trama va cambiando de manera positiva al interactuar con Ren y sus amigos.



Ella también es el arma de Ren, que se proyecta en su brazo como un gran filo rojo y negro que le permite decapitar a su oponente negando cualquier tipo de inmortalidad o regeneración que puedan tener siempre y cuando atine en el cuello (más facil decirlo que hacerlo, especialmente en esta novela).

Tiene sentido en contexto, lo juro.

La ruta de Marie es bastante más larga que las otras dos y los niveles de poder una vez más aumentan más y más dramáticamente a pesar de que hay menos batallas en comparación a la de Kei. Los antagonistas principales por fin descienden en el mundo de los vivos en toda su gloria para hacer honor al título de la novela.


Finalmente tenemos a Rea Himuro. Rea es un año mayor que Ren y vive en la iglesia con Trifa y Lisa. Rea es probablemente mi favorita de las cuatro protagonistas, hay algo que me cae muy bien de su actitud calmada pero sarcástica que en mi opinión hace que haga muy buena pareja con Ren, pues las interacciones entre los dos son bastante entretenidas

Rea Himuro, también conocida como best girl.

Rea es sumamente importante para el argumento y lleva en su espalda la mejor ruta de la novela. Su trama se centra mucho más en ella y los antagonistas que Ren o el resto, y sale ganando por esto y muchas cosas más. En esta ruta, Masada no se contiene y da rienda a la explosiva batalla cósmica que la trama prometió a una escala incluso mucho más grande que la ruta de Marie, cerrando la novela de manera inolvidable con dos caminos separados que llevan a dos batallas igual de espectaculares.


Ren como protagonista es un tema polémico, algunos lo odian, otros lo adoran, a mi me cae bien a pesar de lo antipático que puede ser y su deseo de una vida pacífica es algo que puedo respetar bastante. Verlo evolucionar en cada ruta es una experiencia interesante y los misterios detrás de su identidad son fascinantes, desconstruyendo el concepto de "protagonista con superpoderes". Ren es ciertamente poderoso y su nivel de poder crece a un nivel grosero, pero esto  está profundamente enlazado a su personaje, al hecho de que al final del día él es un peón en un plan enorme y su enorme apego a la "aburrida vida" de un estudiante de secundaria entra en contradicción con la acelerada pérdida de su humanidad.


Su mejor amigo, Shirou Yusa, es un espectáculo viviente. Este personaje es la encarnación de todo lo que representa la palabra "cool" en este mundo y cada segundo en el que está en pantalla es una enorme delicia. Shirou es el tipo de personaje que crees que no puede superarse, que llegó al límite, pero simplemente lo hace de maneras más espectaculares. Si no está en tu top diez luego de terminar la novela, no tenés alma. Su compañera, Ellie, también es un personaje muy entretenido e igual de audaz que él, pero con un poco más de cabeza y racionalidad para balancearlo.

My boy, Shirou.
Los antagonistas son, sin embargo, lo mejor de Dies Irae y la verdadera razón por la cual deberías leer esta novela. No voy a describir a cada uno por que esta review ya se está haciendo sumamente larga, así que me voy enfocar en los dos más importantes.


Reinhard Heydrich es el antagonista principal de la novela, y como algunos quizá saben está basado en una persona real, el ingeniero principal del Holocausto Judío (hablaré en otra sección de los elementos más polémicos de la historia, por que creo que por mucho que me guste la novela, merecen ser atendidos). En este novela se nos presenta a Heydrich como un destructivo ser que trascendió sus orígenes en la Alemania Nazi y quiere declararle la guerra al cosmos entero para terminar un ciclo existencial que lo lleva torturando desde hace tiempos inconmensurables. Reinhard es un villano efectivo y con una enorme presencia, los antagonistas, que están tan maravillados como horrorizados con él, temen y anhelan su descenso en el mundo terrenal, él es una presencia es indescriptible que incluso cuando aparece con una fracción de su poder, rompe el espíritu de cualquiera frente a él al punto de generar una presión tangible sobre sus cuerpos. 

La bestia dorada, Reinhard Heydrich.


Su enorme carisma e inquebrantable calma son su insignia en cada escena donde aparece, e incluso teniendo una enorme desventaja en alguna batalla, no rompe su sonrisa, si no que por el contrario, parece disfrutarlo, como si su existencia misma estuviera siendo estremecida por la sola aparición de alguien capaz de luchar contra él. Reinhard es un monstruo y en ningún momento la narrativa excusa sus acciones (tanto en la Alemania Nazi como en el particular universo de la novela que ocurre luego de eso), pero su potente caracterización lo hace resaltar como un villano interesante incluso antes de que aparezca.

Luego tenemos a Mercurius, mi segundo personaje favorito. Mercurius es un misterioso personaje manipulador que fue tomando varias identidades a lo largo de la historia, y queda más que claro desde el inicio que está varios niveles por encima de todos. La serpiente del Mercurio es una de las fuerzas más prominentes por detrás del argumento y su principal compositor, esto no es un spoiler, desde el inicio dejan muy claro que todos los eventos en Suwahara son parte de un designio cósmico que lleva articulando desde hace mucho tiempo. 


Mercurius.


Este personaje habla con un lenguaje complicado e intrincado que atrapa al lector, blandiendo una retórica que muy de seguro usó para manipular a toda la rama ocultista de la Alemania Nazi y llevar sus planes acabo. Mercurius es el creador del Die Ewigkeit, el sistema mágico de la novela, que está basado en los deseos más profundos de cada ser humano, y este sistema está profundamente enraizado a las batallas, haciéndolas más un choque de ideales, que un cálculo de un numero de poderes. 

Así como la trama misma, los misterios del personaje se van clarificando con el correr de las rutas, pero no tanto como para eliminar el aura de extremo misticismo que lo caracteriza. Así como Reinhard, es un espectáculo viviente y su actuación de voz marca una enorme presencia y le da un acabado alienígena a todas sus palabras.

El resto de los personajes (salvo uno en específico) son bastante interesantes también, con una galería estrafalaria de poderes completamente destructivos que aprovechan las reglas del sistema mágico haciendo las peleas tener una cantidad enorme de tensión (bueno, la mayoría de las veces). Cosas como "eliminar de un solo golpe a cualquier entidad existente que tenga una historia", "siempre ser más rápido que mi oponente", "volverme una flama viviente", "ser un demonio de la noche" o "hacer que este momento dure para siempre" están a la orden del día.

La trama de Dies Irae es larga, muy larga, es una lectura de más de sesenta horas y puede resultar pesada. Muchas personas me han dicho que tiene un ritmo lento, pero ciertamente yo jamás noté eso, será que me divirtió lo suficiente como para no darme cuenta; sin embargo, es algo a tener en cuenta. Takeshi Masada tiene un estilo narrativo muy elegante que la excelente traducción plasma a la perfección y honestamente creo que el tipo está muy por encima de sus contemporáneos (y con contemporáneos, me refiero a otros escritores de ficción japonesa para jóvenes) a la hora de caracterizar y construir su mundo narrativo. Y es que la historia en si no es la gran cosa si se la analiza sin sus tremendos personajes, la podrías resumir muy fácilmente en "los nazis atacan una ciudad japonesa, y un chico japonés debe usar su arma para derrotarlos y derrotar a sus seres queridos", nada muy increíble. Es muy probable que si esta historia hubiese sido escrita por alguien con menos nivel que Masada, hubiese sido sumamente genérica o no me hubiese generado el mismo impacto.

Es cierto que el tipo se emociona mucho a veces con su prosa y vomita párrafos de introspección y reflexiones sobre la vida en un universo que se repite a si mismo al punto de que los villanos sufren una crisis cósmica existencial, pero todo está contenido dentro de un marco tan atrapante que me cuesta enojarme; a pesar de mi propio entusiasmo, puedo entender que a otras personas les genere tedio semejante cantidad de texto que puede enlentecer la trama potencialmente.

En las batallas esto se hace bastante muy evidente, pues es donde la prosa de Masada brilla enormemente, y es donde él expresa mejor las batallas de ideales entre los personajes enfrentándose. Los cálculos exactos de niveles de poder pasan a un plano más secundario, lo cual funciona tanto a su favor como en su contra, pues puede llegar a decepcionar a los que busquen peleas más técnicas donde el resultado puede predecirse desde el inicio en base a deducciones lógicas; como dije antes, el sistema de magia no está basado en una escala racional o numérica, si no en las maquinaciones y anhelos del usuario, sus ideales mismos, su manera de ver el mundo y como lo teñiría en sus colores de ser él (o ella) quien tome el manda principal de la hegemonía de los universos.





Es increíblemente brillante desde el punto de vista narrativo, pero también genera que la historia tenga un par de Deus Ex Machinas que si bien tienen sentido en contexto, pueden hacerte levantar una ceja. La robusta narración también hace que se sientan un poco inmóviles a momentos.

Cabe decir que si no disfrutás de los niveles de poder bastante altos (a diferencia de mí, que me pone como loco ver personajes manipulando la realidad y los conceptos), es muy posible que no llegues a disfrutar de esta novela; creeme cuando digo que cerca del climax de las dos últimas rutas las cosas se ponen muy enfermas a niveles de destrucción masiva. Tiene bastante sentido considerando los temas que la novela maneja

A pesar de ser increíblemente larga, nunca sentí que la novela tuviera escenas innecesarias, pues cada una cumple un propósito, incluso las más pacíficas de "día a día" con Ren y sus amigos son tremendamente entretenidas y en varios momentos se sienten como amistades genuinas, ya que los personajes se bardean bastante entre si (dentro de un marco amigable) sin armar ningún tipo de escándalo o escenas de gritos pesadas (algo común en este medio). Hay numerosas escenas protagonizadas por los antagonistas que demuestran la enorme química que tienen entre ellos y a la vez todas sus fricciones que los ponen a pelear varias veces, alimentando más y más mi visión de que los antagonistas son lo más interesante.

Siento que el mayor problema de la novela es el romance del protagonista con las chicas de cada ruta. Nunca lo sentí muy creíble y siempre es bastante apurado, como si Masada se lo hubiese querido sacar de encima e ir a lo bueno. El de Kei creo que es la única excepción, pero aún así no puedo evitar sentirlo forzado. No hay mucho que decir aquí, pues no es una novela que vayas a leer por el romance (de ser el caso, tengo otras recomendaciones).

Visualmente la novela me parece increíble, G-Yuusuke probablemente es el mejor artista trabajando en el área de las novelas visuales, y logra dar a cada personaje una escencia única que hace inconfundibles a los personajes. Ninguno sufre el síndrome de "sameface" que suele poblar varios estilos de arte dentro de lo que es el manga y anime. Personajes como Gotz, Mercurius, Schreiber, Eleonore o Beatrice están muy bien diseñados y cada CG en la que aparecen suele estar cargada de increíble dinamismo y presencia.

La música también es muy buena, es cierto que algunas canciones se repiten mucho (como Deus Vult), pero aún así están muy bien logradas y ambientan las escenas a la perfección. Mención especial va para Alpha Ewigkeit, que debe ser una de las piezas de música más perturbadoras y tenebrosas que he escuchado en mucho tiempo.  Otras como Krieg, Mephistopheles, Einherhar Rubedo y Albedo, Thrud Walkure y LDO también destacan. 

Para cerrar este larga review, quiero hablar del elefante en el cuarto, que es el hecho de que la historia tiene Nazis como antagonistas. Por un lado, quiero decir con seguridad que la historia no es pro-nazi en ningún tipo de sentido, los nazis son los antagonistas y en ningún momento la narración simpatiza con ellos a un nivel ideológico (la única vez que llega a algo parecido es lamentar la muerte de unos soldado alemanes jóvenes en el prólogo, pero eso va más desde un punto de vista más humanitario y podrías decir eso de cualquier país en guerra más allá de su ideología). 


Trifa, Rusalka y Wilhelm


...Por otro lado, está el hecho de que el villano es alguien real que hizo sufrir a millones y millones (y más, si contamos las repercusiones de sus actos hasta el día de hoy) de personas con su retorcida ideología. Heydrich aquí es presentado como un antagonista que trascendió sus ideologías raciales y quiere repartir destrucción por igual en todo el cosmos bajo un extraño concepto de amor donde para él destruir es "amar". Podrías decir que en cierta forma está siendo idealizado y es verdad, a un nivel estético y de caracterización puede ser el caso, pero creo que es un efecto secundario de como Masada sabe armar muy bien a sus antagonistas; digamos que es un arma de doble filo, por un lado tenés a este antagonista espectacular y a la vez no podés olvidar que la sombra de la realidad se cierne sobre el concepto mismo de su caracterización. Quizá era algo que el escritor quería lograr, pero no me gusta hablar sin saber.



¡Igualitos!


Es de destacar que, a pesar de la cantidad de elementos exagerados y fantasiosos que tiene la trama, es bastante fiel históricamente a muchos de los aspectos más oscuros del tercer reich, como Lebensborn, Ahnnenerbe y como esta siniestra ideología confiaba de sobremanera en lo oculto para tomar muchas decisiones (googleen a Karl Krafft si no me creen). Ciertamente aprendí bastante y llegó a inspirar un cuento que tengo en este mismo blog.

En resumen, considero que a pesar de ciertos aspectos problemáticos es sumamente disfrutable, pero eso ya va en la sensibilidad de uno respecto a cada tema, lo cual encuentro respetable.

Dies Irae está en Steam en su versión All Ages. La ruta común es gratis, pero las cuatro rutas principales tienen precio.  La versión con contenido adulto se puede conseguir por Mangagamer, pero esa versión no tiene las side stories. También tiene un anime, pero no lo recomiendo por que esta adaptado pal orto.


9.5/10

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Para el agente Goldstein (CUENTO EPISTOLAR).

4 - La isla de los vientos prohibidos - Helen Velando (RESEÑA)