Entradas

Con nuestros mejores deseos (CUENTO)

Era el décimo VHS que Mario recibía aquella semana. El paquete siempre era una caja rectangular de cartón envuelta en una bolsa de nylon opaca y con varias cintas marrones colocadas de manera desprolija.

El remitente se hacía llamar "Eno" y aquel enigmático nombre estaba escrito en una elegante cursiva que contrastaba de manera grosera con el desaliñado envoltorio. No había ninguna otra especificación en esta bolsa, solo la cinta de video etiquetada con un pegotín que tenía sonrisa dibujada y un símbolo que parecía ser de un idioma que Mario no conocía.

Cada cinta de video era una grabación de su familia, muy feliz, en un cuarto gris con un sillón rojo, todos estaban vestidos con ropa blanca y sonriendo a la cámara con las expresiones de felicidad más radiantes que había visto en su vida. Sus padres estaban abrazados y su hermana Aldana miraba desde atrás del sillón, con la cabeza apoyada en los brazos, también radiante.

En los videos hablaban de como la estaban pasando muy …

5 días de lluvia/Yaldabaoth (CUENTO)

Odiaba la lluvia.
Se hacía cada vez más frecuente, a pesar de que mi calendario afirmaba que nos encontrábamos en verano y mi débil conexión a internet me dejaba ver que según los expertos, debíamos de tener varios días soleados.
No podía salir a la lluvia, lo que me dificultaba el ir a trabajar. Los teléfonos tampoco funcionaban y el internet está completamente inestable, así que me resultaba imposible justificar mis faltas de alguna manera. Llevaba 4 días seguidos así.
Te preguntarás por qué simplemente no salía con un paraguas, caminaba hacia la parada de bus como cualquier trabajador normal y luego usaba el teléfono de mi trabajo para llamar a un electricista para que inspeccione mi casa.
Imposible
Cuando llovía, la carretera se volvía infinita.
Normalmente en cinco minutos llegaba a la parada de ómnibus, pero el camino no hace otra cosa más que continuar, mostrando el mismo paisaje rural infinitamente. Los días de sol la calle vuelve a la normalidad, deja de repetirse, pero cuando llue…

2 - Charlie y la fábrica de chocolate - Roal Dahl (Reseña)

Imagen
Roal Dahl siempre fue un tipo que me llamó la atención en el terreno de lo que es escritura para niños. Cualquiera que leyera Matilda, James y el durazno gigante o Las brujas, sabe que el tipo le da un toque oscuro a todo lo que hace (pregúntenle al traumatizado Lucio de cuatro años que vio la adaptación cinematográfica de las dos primeras obras para saber que tan oscuro puede ser el tipo.) pero con sus toques de humor para no traumatizar a los pobres infantes dando vuelta las páginas.

Nuestra vida feliz (CUENTO)

20/7/2010
Elise estaba feliz, sus padres le habían cocinado su comida favorita, como todos los días. Miró los huevos y papas fritas con una expresión de asombro, como todos los días, y comió de a poco para saborearla lo más posible, como todos los días. Eventualmente comenzó a comer más y más rápido porque le costaba esperar al siguiente bocado. Papá y mamá rieron al ver a su pequeña hija manchandose con la yema de los huevos fritos. Mamá la limpió con dulzura, seguía sonriendo.
—¿Te gustó, Elise?—preguntó mamá.
—¡Sí, muchas gracias!
—La señorita Elfi nos contó que estabas sacando muy buenas notas en tus tareas y queríamos darte un gusto.—comentó papá tomándola de la mano.— Tu madre quería algo más sano, pero a veces el alma necesita sus fritos.
—Lo intenté, pero tu padre siempre gana con sus encantos.—dijo riendo y guiñandole un ojo a papá y lo besó rápidamente.
Papá y mamá estaban felices, siempre lo estuvieron, Elise estaba convencida de que nada los separaría. Hacían todo juntos, trabaj…